Volver

¿Por qué sufro de incontinencia? Causas principales de las pérdidas de orina en las mujeres

Escrito por la uróloga y experta en salud sexual Dra. Jennifer Berman.

La incontinencia urinaria es la pérdida o filtración accidental o involuntaria de orina. Este no es sólo un problema embarazoso; es uno que afecta significativamente la calidad de vida. Aproximadamente 25% al 45% de las mujeres, independientemente su edad, se enfrentan a este problema y muchas sufren en silencio.

Las tasas de incontinencia urinaria aumentan con la edad en las mujeres: entre el 20% y el 30% de las mujeres jóvenes, entre el 30% y el 40% de las mujeres de mediana edad, y hasta el 50% de las mujeres mayores de escapes de orina . Muchas de estas mujeres creen que la pérdida de orina es una parte normal de la vida y algo con lo que tienen que vivir después de tener hijos o de la menopausia. No entienden que la incontinencia urinaria, de cualquier tipo, es una condición médica y hay tratamientos disponibles.

Mientras que algunas mujeres experimentan escapes de orina ocasionales o menores, otras mojan su ropa con frecuencia. Los tipos de incontinencia urinaria se enumeran a continuación. Comprender la naturaleza del problema le ayudará a darle a su proveedor de atención médica la información que necesita para determinar el mejor tratamiento para usted.

 

Incontinencia por esfuerzo:

Con la incontinencia urinaria de esfuerzo , la orina se filtra cuando usted ejerce presión sobre su vejiga al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado. Este tipo de incontinencia ocurre después del parto ,  con el envejecimiento y la menopausia. El parto y otros eventos pueden dañar las estructuras de soporte de la vejiga. Los músculos y ligamentos del suelo pélvico que sostienen la vejiga se estiran después del parto y son menos elásticos durante la menopausia. Estos cambios permiten que la vejiga se mueva hacia abajo, cambiando el ángulo anatómico normal de la uretra, el conducto a través del cual fluye la orina desde la vejiga. Los músculos que normalmente fuerzan el cierre de la uretra se debilitan y la orina se filtran en la uretra durante los momentos de estrés físico o en cualquier momento que se ejerza presión sobre la vejiga durante la tos, los estornudos o al levantar un objeto.

Incontinencia de urgencia:

La incontinencia de urgencia causa pérdida involuntaria de orina con un deseo intenso. Es posible que necesite orinar con frecuencia, incluso durante la noche. La incontinencia de urgencia puede ser causada por una afección menor, como una infección, o más grave como un trastorno neurológico como la esclerosis múltiple, el Parkinson o una lesión de la médula espinal. Cualquier condición médica o medicamento que afecte la función nerviosa en el cuerpo puede afectar la capacidad de la vejiga para llenarse y vaciarse adecuadamente. Es similar a la forma en que el cableado del sistema eléctrico de su casa puede provocar un cortocircuito.

Incontinencia por rebosamiento:

El goteo frecuente o constante de orina debido a una vejiga que no se vacía completamente se denomina incontinencia por rebosamiento. Esto también es común en condiciones neurológicas, pero es diferente a la incontinencia de urgencia. En lugar de señales nerviosas aumentadas o disfuncionales a la vejiga, hay disminución de la sensibilidad y disminución de la función nerviosa. Esto es común en mujeres con antecedentes de diabetes. El músculo de la vejiga se debilita, por lo que las contracciones de la vejiga son limitadas, si es que los músculos se contraen. En casos severos, la vejiga no se contrae causando “incontinencia por rebosamiento” .

Incontinencia funcional:

Con la incontinencia funcional, la discapacidad física o mental impide que llegue a tiempo al baño. Por ejemplo, si usted tiene artritis severa, es posible que no pueda desabrocharse los pantalones lo suficientemente rápido. Este tipo de incontinencia es muy común en los ancianos con movilidad limitada.

Incontinencia mixta:

Cuando un médico se refiere a este término, simplemente quiere decir que el paciente está experimentando más de un tipo de incontinencia urinaria.

Si su vejiga gotea , hay buenas noticias. Si usted sufre de incontinencia de alguna manera, definitivamente no está sola y existen opciones de tratamiento para usted que pueden reducirla o incluso eliminarla. El primer paso hacia el alivio es acudir al médico para iniciar la conversación .

 

 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Visitar al urólogo no es sólo cosa de hombres
Siguiente
Consecuencias emocionales de la incontinencia urinaria